¿De qué trata el tiempo?

23 | Abr

No importa si debes llegar a una fiesta, a una conferencia o a una reunión, la puntualidad dice mucho de ti y afecta a tu imagen al pensar que eres una persona desorganizada y egoísta.

El llegar tarde puede causar nerviosismo o enfado en las demás personas, hay una razón por la cual se programan las reuniones con una hora acordada; y si llegas tarde, a pesar de que sueles decir “mi culpa”, “perdón”, “tú sabes cómo es esto” y tu compañero responda con un “está bien”, en realidad lo que pueden llegar a pensar es que eres de la siguiente manera:

· Irrespetuoso: Estar a tiempo es una señal que da a conocer que valoras el tiempo de la otra persona, si no respetas la cita que tienes con los demás, entonces pregúntate ¿por qué decidiste reunirte con ellos en primer lugar?

· Desconsiderado: Estar a tiempo demuestra que eres considerado con la vida de las otras personas y que te importan.

· Con poca credibilidad: Si no recuerdas una reunión o no puedes estar a tiempo a ellas, ¿cómo puede la gente confiar en ti?

· Menos productivos: Supongamos que tienes una cita con 4 personas y llegaste 10 minutos tarde, corresponde a que no hiciste el uso adecuado de 40 minutos; ten en cuenta que en una empresa cada minuto tiene un costo.

· Desorganizado: Si tu calendario no está organizado de tal manera que te permita cumplir con todos tus compromisos de manera correcta, entonces, ¿qué más en tu vida se encuentra de esta manera?

· Con mucho trabajo: Da a conocer que no sabes priorizar tus actividades y por ende tus resultados son negativos.

Sabemos que en ocasiones el llegar atrasados a una reunión es inevitable, una recomendación que te brindamos es que avises que no estarás a la hora acordada y que al momento en que llegues, les brindes a tus compañeros una explicación detallada del por qué de los hechos y te asegures de que sepan que lo sientes mucho y que no volverá a pasar.

 

Información de: revistagq.com y forbes.com

Programas sugeridos:

Taller imagen personal y ejecutiva.

Seminario Inteligencia Directiva.