7 segundos nunca habían sido tan importantes en tu vida profesional.

11 | Oct

Sabemos que el tiempo es oro, y más cuando se trata de crear una buena impresión para convencer a un inversionista, a posibles clientes o  crear una red de contactos. A pesar de existir diferentes plataformas que funcionan como apoyo para crear lazos por medio de la web, el contacto “persona a persona” continúa posicionándose como la mejor forma para establecer una relación personal y/o profesional.

Es importante saber que las personas suelen sacar conclusiones de un individuo con solo una mirada, incluso antes de que hable. Por ello, es recomendable actuar de manera rápida si se quiere brindar la impresión correcta, tener una gran reunión y consolidar una reputación; pero, ¿cómo se puede lograr?

Sonrisa: Enfocarse en la sonrisa y en las expresiones faciales, da como resultado la creación de una marca personal asociada con la positividad. La sonrisa genera un ambiente más ameno, además, disminuye las hormonas del estrés y está relacionada con la longevidad y por lo tanto la salud.

Al ser contagiosa, permite experimentar las mismas emociones que la persona con la que se está hablando y generar una conexión que brinde confianza y comprensión.

Hay que tener cuidado de no mostrar una sonrisa demasiado amplia que pueda llegar a confundir con el nerviosismo o la arrogancia.

El saludo: Parte esencial que denota cortesía y puede trasmitir confianza; se debe crear un equilibrio entre un saludo increíblemente apretado y uno tímido.

Te recomendamos hacer una prueba con el fin de que conozcas tu saludo, pregunta a tus amigos ¿cómo se siente mi apretón de manos en comparación con otros que has recibido?  De esta manera sabrás si es necesario realizar un cambio.

Postura: Evita cruzarte de brazos, bostezar, morderte los labios o jugar con cualquier utensilio que sea una distracción; estas acciones dan a conocer una serie de sentimientos negativos como el aburrimiento, ansiedad, resistencia y nerviosismo. Mantén una postura que denote confianza y seguridad sin llegar a la altivez.

Presentaciones: Los siete segundos para generar una buena impresión recaen en la presentación, en la que puedes realizar alguna introducción verbal y utilizar frases como “es un placer conocerte” o “mucho gusto”, con el fin de disminuir la tensión y crear confianza. ¡Solo es necesario agregar una oración antes de dar a conocer tu nombre!

Además, si tienes problemas para recordar nombres, la presentación es un buen momento para reforzar la información de la persona que acabas de conocer.

Hablar con claridad: Si tienes muchas cosas que decir, pero no hablas con confianza, es una de las razones por la cual no llegas a ser escuchado. Modula tu voz y recuerda que las personas que hablan con voz más grave y con calma son comúnmente tomados más en serio.

Recuerda que la otra persona primero te mira, luego escucha tu tono de voz y por último pone atención a tus palabras.

Tener contacto visual: Das a conocer que estás interesado en lo que la otra persona tiene por decir y muestras respeto; mientras que el observar lejos hace que la persona parezca distraída. Evita bajar la mirada más allá del tabique de la nariz.

Evita tener una mirada fija, puedes tomarte de vez en cuando pausas para que así, no crees sentimientos negativos hacia tu persona.  

Actitudes: La puntualidad es un aspecto a considerar, al igual que es bien visto el no realizar llamadas o mandar mensajes de texto mientras se está hablando con otra persona. Evita realizar interrupciones entre las conversaciones.

 

            Bien, ahora pon en práctica estos puntos, genera una buena impresión en tu próxima reunión y cuéntanos cómo te fue.

 

Fuentes de información: entrepreneur.com y businessinsider.com.

Programas sugeridos:

Diplomado en Habilidades Directivas

Diplomado en Desarrollo de Competencias Gerenciales