9 cosas que no puedes cambiar y debes aceptarlo

9 | Oct

Existen muchas frases que señalan que toda persona que tenga la voluntad y actitud necesaria puede cambiar el mundo de manera positiva, la realidad es que hay ciertas cosas que no tienen solución, aunque se le destine un gran esfuerzo.

Pero, ¿qué situaciones no están bajo nuestro control?

  • No vas a vivir para siempre: El trabajo puede llegar a ser tan absorbente que las personas se olvidan de ellas mismas al estar siempre conectados con sus labores profesionales, dejando a un lado vacaciones, tiempos de descanso, convivencia y preparación.
  • No se puede complacer a todo el mundo: Tratar de complacer a toda persona con la que se trabaja puede ser una tarea agotadora. Es necesario deshacerse de esta costumbre.  
  • No realizar comparaciones: Es necesario tener en cuenta que siempre va a existir personas con un mejor carro, una casa más grande, mejor trabajo, etc... Deja de querer ser alguien más; la vida no se trata de competir en todo momento.
  • Controlar lo que la gente piensa: A pesar de que exista un esfuerzo en argumentos para que las personas cambien su opinión, no se puede obligar a que alguien lo haga. El respeto ante las opiniones ajenas conduce a obtener el mismo respeto.
  • Cosas del pasado: Las cosas del “ayer” ya se terminaron y no se pueden cambiar; es mejor mantenerse en movimiento y pensar en el presente.
  • El mundo: En definitiva, existen cosas mucho más grandes que nosotros, es más viable enfocarnos en hacer la diferencia en el entorno que nos rodea; el esfuerzo se debe mantener en las cosas que realmente se pueden tener bajo control.
  • En dónde se nace: No se controla el lugar dónde se nace ni las circunstancias o situaciones en las que se origina; pero si se puede controlar hacia donde se dirige, probablemente se deba luchar más que otras personas, pero depende de cada una de ellas cambiar el contexto en donde se desarrolla.
  • Nada es realmente privado: Con el avance de la tecnología se va perdiendo la privacidad personal, los correos electrónicos, el uso del celular, las fotografías, entre otros, cuentan con su propia historia de datos. Se debe tener en cuenta que nada es realmente privado antes de cada acción para que no traiga con ello consecuencias negativas.
  • No se puede recuperar lo que se ha perdido: Se puede tener un enfoque en encontrar algo que sustituya lo que se perdió, pero no hay razón de dedicarle tiempo a algo que no se puede o no se debe reconstruir.

Te recomendamos centrar tu atención y esfuerzos en el desarrollo de las habilidades y características que puedas demostrar de manera tangible y en tu vida diaria; recuerda que puedes dirigir tu perseverancia y tenacidad hacia otros objetivos que sean alcanzables.  

 

Fuentes de información: inc.com y huffingtonpost.com