Ahorremos tiempo y subamos nuestra productividad con mapas mentales

24 | Jun

Todos trabajamos de diferentes maneras, algunos de forma lineal y otros de forma asociativa utilizando métodos como los mapas mentales, pero particularmente a este último, ¿qué es y por qué deberíamos usarlo más?

Los mapas mentales son un gran apoyo, sobre todo para las personas que carecen de tiempo ya que se basan específicamente en lo visual de las palabras clave con un enfoque en el centro que une todas ellas.

Se destacan por utilizar ambos hemisferios del cerebro, ya que en el izquierdo se registra lo que es la información y en el derecho la representación gráfica, permitiendo tener una mejor sintonía entre ambos sin percatarse de ello. Además, es un método para sacar a relucir la creatividad de cada uno de nosotros, la memoria y un medio de aprendizaje para aplicarlo a nuestra vida diaria como solución de situaciones.

En el 2010, Chuck Frey realizó un estudio en el cual se determinó que los mapeadores mentales a nivel avanzado incrementan su productividad en un 30%. Esto es debido a que combinamos lo que ya sabemos con lo que deseamos saber vinculando toda la información y enfocado en una sola idea.

¿Cómo realizar un mapa mental?

- Empieza en el centro con un tema de enfoque.

- Identifica sus asociaciones e ideas.

- Únelas con líneas siguiendo el orden de las manecillas del reloj.

- Utiliza imágenes y colores para reconocer cada idea.

Rompamos paradigmas con los mapas mentales en vez de utilizar las estructuras lineales ya establecidas que se creían ser las únicas que se podían seguir. Motivemos a nuestro cerebro sin gastar energía de más con otros métodos porque en la actualidad lo que buscamos son enfoques en lo que es verdaderamente relevante y desechar lo innecesario, aprovechando nuestra creatividad y la mejor herramienta que tenemos: el cerebro.

Diplomado sugerido: Certificación en Competencias del Pensamiento Creativo