Cultura organizacional, más que un concepto una fuente de inspiración

31 | Ago

¿Conoces la filosofía de tu lugar de trabajo? Probablemente tu respuesta es negativa; sabemos que se encuentra plasmada en una serie de cuadros en la pared bajo los títulos de misión, visión y valores, conceptos que ante problemas como la rentabilidad, flujo efectivo de crecimiento, productividad e innovación, se ven obligados a ser olvidados.

El error recae en que las empresas destinan mucho presupuesto a la creación de dichos conceptos pero poco esfuerzo y dedicación a la construcción de los mismos; los directivos los dejan de lado, restándole importancia al sentido de pertenencia de sus colaboradores.

La cultura organizacional implica una serie de valores, creencias y comportamientos que distingue, identifica y orienta las acciones, percepciones e imagen que se tiene de las empresas.

"A la cultura organizacional no podemos verla ni tocarla, pero siempre está presente en todas partes. Como el aire de un cuarto, envuelve y afecta todo cuanto ocurre en la empresa" Davis y Newstrom  (1999)

Si deseas tener un cambio o desarrollo, uno de los puntos importantes a analizar es un análisis del estado actual de la organización, con todo lo que puede llegar a implicar, mediante un proceso de consultoría.

Dicho proceso conlleva un estudio de aspectos de la cultura organizacional, conceptos no visibles pero esenciales, constituidos por los valores, creencias y percepciones básicas que se tienen dentro de la empresa. Se puede comenzar a construir un nuevo modelo de cultura organizacional si se cumplen los siguientes puntos:

• Revisar si los conceptos corporativos están actualizados.

• Involucrar a todos los empleados para que participen en la redefinición de los aspectos; de esta manera se sentirán        escuchados.

• Contar con actividades permanentes que desarrollen la culturización, tanto a los nuevos integrantes, como los antiguos.

• Dar a conocer la historia del creador de la empresa, no solo sus fechas y logros, sino toda su fuente de inspiración y motivación para llevar a cabo dicho proyecto.

• Hacer que todos los colaboradores se sientan involucrados en el mantenimiento de la cultura organizacional.

Llevar a cabo este proceso tiene diversos beneficios para las empresas, como: una mejora continua dentro de la organización, contar con cambios más duraderos, facilitar los métodos y estilos por medio del autoconocimiento, fomentar la adquisición de nuevas habilidades y  mejorar el trabajo individual y en equipo.

Por otra parte, el momento ideal para que el personal asimile la cultura organizacional de la empresa, es en el momento en que llega a la organización; se encuentran más dispuestos a adoptar una nueva cultura y buscan los comportamientos idóneos para desempeñarse exitosamente dentro de su nueva área laboral; ésta, cobra sentido en la medida en que la cultura influya en el comportamiento de las personas.

Es por eso que la culturización se debe trabajar desde los procesos de reclutamiento, selección, inducción y capacitación de los trabajadores, con el fin de prevenir futuras pérdidas y con el objetivo de crear un compromiso por parte de cada uno de los colaboradores que forman la organización.

 

Fuentes de información: gestiopolis.com, itesm.mx y altonivel.com.

Programa sugerido:

SEMINARIO: GESTIÓN ESTRATÉGICA DEL CAPITAL HUMANO POR COMPETENCIAS