Defectos que indican que eres una persona emprendedora

29 | Feb

A lo largo de los años la sociedad se ha encargado de decirnos que se necesitan tener algunas cualidades específicas para poder convertir nuestras ideas en un negocio exitoso.

Y ¿qué pasa si en lugar de tener cualidades tenemos defectos? Sabemos que la perseverancia, la pasión y el trabajo en equipo son características positivas de un emprendedor pero, ¿en dónde se deja el ser una persona que no conoce el balance entre la vida personal y laboral o se aburre fácilmente?

            Te presentamos algunos defectos que han sido de ayuda para llegar a convertir a una persona en el alto directivo de la empresa:

  • Multitareas: Por lo general los emprendedores hacen muchas tareas a la vez y lo hacen tan rápido que llegan a dejar a las personas confundidas e incluso a sí mismos.
  • Piden perfección a las otras personas: Nunca están satisfechos con su propio trabajo y por ende ni con el de las demás personas. Esto puede causar fricción y frustración con los miembros de su equipo.
  • Tiene convicciones fuertes al grado de considerarse obstinado: Los grandes emprendedores tienen convicciones fuertes pero escuchan a los demás y saben cuándo cambiarlas por el compromiso que se tiene con los clientes
  • Desagrado a trabajar en equipo: Muchos emprendedores empiezan su negocio sin ayuda, debido a que perciben una necesidad que generalmente no es vista por las otras y conforme se va desarrollando incorporan a un  equipo de trabajo.
  • Deseo de mejorar todo: Tienen la necesidad de expresar su visión e ideas a las otras personas aunque no se lo hayan pedido sobre cómo hacer las cosas mejor o diferentes.
  • No tiene un balance entre su vida personal y el trabajo: La mayoría de los emprendedores admiten que comenzaron siendo adictos a su trabajo al empezar con su negocio y que esta postura fue vista como característica negativa por parte de sus compañeros de trabajo y sus familias. Un defecto que es todo lo contrario a dos de las cualidades principales del emprendedor: ser un buen organizador y el saber delegar responsabilidades.
  • Ser una persona emocional y temperamental: La pasión que se tenga por el negocio en ocasiones puede ser tan fuerte que el temperamento del emprendedor puede cambiar constantemente, siendo un punto negativo al ser la persona encargada de tomar decisiones importantes sobre su negocio.
  • Se aburren fácilmente: Están constantemente en busca de actividades que los reten o pongan sus habilidades a prueba.

El punto clave es saber cómo convertir estos defectos en cualidades que nos ayuden a emprender nuestras ideas y llevarlos al éxito conforme a la práctica.

 

“El emprendimiento no es ni ciencia ni arte, es una práctica”

Peter Drucker, filósofo de management.

 

-Con información de: soyentrepreneur.com y forbes.com.

Programas sugeridos:

Diplomado Desarrollo de Competencias Directivas

Maestría en Administración Empresarial

Seminario de Inteligencia Directiva