Desarrolla tu inteligencia emocional

29 | Jul

Cuando hablamos de éxito profesional, existen diversos factores que entran en juego. Contar con una preparación académica es uno de ellos y es fundamental, pero también debemos considerar que existe un complemento a nuestro coeficiente intelectual: la inteligencia emocional. Este tipo de inteligencia nos da la capacidad de reconocer y comprender tanto los sentimientos propios como los ajenos y saber cómo manejarlos.

Las decisiones que tomamos muchas veces están más basadas en nuestras emociones, gustos y aspiraciones que en nuestra razón. ¿Por qué ir a comer en tal restaurante en lugar de aquel? ¿A dónde iré de vacaciones? ¿En qué área de mi profesión me quiero especializar? Diariamente realizamos elecciones que van dando forma a nuestra vida haciendo que sea necesario comprender y controlar nuestros sentimientos para tomar las mejores decisiones. Es posible lograrlo si aprendemos a desarrollar nuestra inteligencia emocional dominando 5 fundamentos básicos:

  1. Autoconocimiento: Es importante que conocernos y saber cómo nos afectan nuestras emociones, el modo en que influencian nuestro estado de ánimo nos ayudará a tomar mejores decisiones.
  2. Autocontrol: En un momento de enojo podemos decir o hacer cosas de las que podríamos arrepentirnos después y esto puede dañar nuestras relaciones personales y laborales. Para evitarlo, hay que saber controlar nuestras emociones.
  3. Automotivación: Debemos aprender a impulsarnos para alcanzar los objetivos que nos hemos planteado, ser efectivos y perseverar ante situaciones adversas.
  4. Empatía: Nuestra vida está basada en las relaciones que desarrollamos con los demás. Saber percibir e interpretar las emociones de otros nos permite establecer relaciones más profundas y duraderas.
  5. Relaciones interpersonales: Saber escuchar y poder trabajar con los demás nos permitirá desarrollaremos en un entorno con diversidad, haciéndonos personas más completas.


Las empresas se han percatado de que el coeficiente intelectual y el conocimiento técnico ya no son suficientes para guiar a una compañía hacia la prosperidad. Según una investigación del Carnegie Institute of Technology, el éxito profesional se debe en un 85% a la personalidad y la habilidad para comunicarse, negociar y liderar, mientras que sólo el 15% es gracias a un conocimiento técnico. Ahora se necesitan empleados que, además de contar con las competencias y conocimientos necesarios para desempeñarse en su puesto, posean un alto nivel de inteligencia emocional y así sean capaces de desarrollar habilidades como:

  • Comunicación eficaz.
  • Trabajo en equipo eficiente.
  • Relaciones efectivas con clientes.
  • Disposición a mejorar el desempeño.
  • Apertura a recibir críticas constructivas.
  • Innovación y aceptación de riesgos.
  • Manejo de conflictos.
  • Control emocional efectivo.
  • Liderazgo.


Todos nos podemos beneficiar de incrementar nuestra inteligencia emocional. Al hacerlo, tendremos la capacidad de detectar lo que sienten nuestros clientes y cómo reaccionan a nuestras palabras, ayudándonos a crear relaciones más estrechas con ellos. Además, podremos contribuir a crear una empresa que no mida sus éxitos únicamente en interés económico, sino que lo haga en términos realmente significativos, en donde se establezcan objetivos para crear un clima laboral más positivo. Al aprender los fundamentos necesarios para acrecentar nuestras habilidades emocionales, nos beneficiaremos de tener relaciones más gratificantes, profundas y duraderas tanto con los demás como con nosotros mismos.

Aprende más sobre cómo desarrollar tu inteligencia emocional: http://bit.ly/13kbt0h