Importancia entre la actitud y la experiencia de un candidato a un nuevo puesto

21 | Sep

La probabilidad de que nuestra actitud o personalidad sea un factor de mucho mayor peso que nuestra experiencia al momento de presentarnos en una entrevista de trabajo es del 99%. Al momento de entrar a una entrevista de trabajo, la actitud que debemos tomar es de seguridad.

La decisión que toman las empresas varía debido a diversos factores internos y externos que influyen en la determinación de contratar o no a un candidato.

La directora de Shore Consulting Group, Linda Shore, comparte que "para el 78% de los reclutadores el factor más importante para decantarse por un candidato es la actitud. Lo más importante es que el nuevo trabajador se actualice, se adelante y sea autodidacta, porque no se quedan pasmados esperando que la empresa te mande a un posgrado".

Según Gerardo Kanahuati, director general de Hays México, comenta que "el razonamiento verbal y abstracto, la habilidad numérica, la precisión y el pensamiento lógico no verbal son muy útiles cuando trata de explorar la forma en que un individuo se ha comportado y lo que ha logrado en el pasado como indicadores de lo que podrá lograr en el futuro. Pero en el mundo de los negocios actual, donde las nuevas responsabilidades y los requisitos de conocimientos son continuos, la experiencia no puede garantizar el éxito futuro".

La importancia del deseo de aprender; la curiosidad y la competitividad son habilidades que dispondrán al trabajador a seguir creciendo de forma rápida debido a la globalización.

Otras actitudes que te ayudarán a sobresalir de los demás, son las siguientes:

  • Amabilidad: Es esencial para cualquier persona en todos los rangos de trabajo; la educación es un valor olvidado pero que podría mejorar la productividad de tu persona y tu equipo de trabajo.
  • Proactividad: Va de la mano con adaptarse a cualquier situación y anticipar cualquier cambio al tomarlo como positivo y usarlo a su beneficio. Hay que ver soluciones donde otros solo ven problemas.
  • Asertividad: La forma de comunicación es prioridad para cualquier líder al saber cómo decir las cosas, por lo que, el mensaje debe llegar claro y conciso sin herir a la otra persona.
  • Visión: El ser susceptibles a cualquier cambio que se presente para actuar antes de que éste se convierta en un problema. Debes captar cualquier idea o actividad desde todos los ángulos posibles.

Lo anterior son actitudes que deberás hacer llegar al reclutador sin conseguir intimidarlo. Utiliza la cordialidad, autocontrol, seguridad y confianza para hacer del discurso de quién eres y por qué deseas el puesto, se destaquen para recibir esa llamada de contratación que tanto buscas.

- con información de elfinanciero.com

Programas sugeridos

Maestría en Administración Empresarial

Diplomado para el Desarrollo del Ejecutivo de Alto Desempeño