Inteligencia emocional para grupos efectivos

28 | Oct

Las empresas juegan al efecto dominó todo el tiempo, lo que se haga desde atrás, afecta hasta la última pieza, de manera positiva o negativa. Si queremos que las piezas caigan para el bien de la empresa, hay que saber trazar el camino. Pero, ¿quiénes son esas piezas de dominó? Cada uno de los empleados, con pocas o muchas responsabilidades, un movimiento en falso puede afectar todo lo creado.

Una manera de evitar el efecto dominó negativo es lograr que las personas no se dejan influenciar o llevar por situaciones que lo desmotiven, esto se puede lograr desarrollando la inteligencia emocional.

¿Qué es la Inteligencia Emocional? Fue definida por Peter Salovey y John Mayer como “la habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás promoviendo un crecimiento emocional e intelectual”.

Esto quiere decir que a través de la inteligencia emocional, somos capaces de disminuir la ansiedad y depresión y aumentar la empatía, la competencia social y las habilidades de liderazgo.

¿Qué tal si esa inteligencia emocional la llevamos a los grupos de trabajo? Aceptémoslo, el trabajo en equipo es el alma de una organización moderna de alto rendimiento. Muchas organizaciones han adoptado este método, por muchas razones ya que “dos cabezas piensan mejor que una”. Equipos de trabajo eficientes logran el concepto de inteligencia colectiva.

Los grandes grupos tienden a ser más inteligentes que las minorías, ya sea resolviendo problemas, promoviendo la innovación, tomar decisiones prudentes y hasta prever el futuro.

Imagina tener sólo grupos inteligentes y efectivos de trabajo. Esto se consigue formando cada equipo con personas de perspectivas diferentes y también que sean capaces de mantenerse independientes los unos de los otros. ¿Cómo mantener estos grupos efectivos? El grupo debe saber que están en un equipo de alto rendimiento por una razón en particular y que su contribución es vital. En ocasiones se pueden generar conflictos por diferencia de opiniones, jerarquías o poder, pero estos se pueden solucionar si el organizador del grupo logra una buena conexión con todos los integrantes para hacer cumplir los objetivos y metas.

¿Cuentas con lo necesario para ser parte de un equipo de trabajo? ¿Para organizarlo?

Todos contamos con lo necesario para que en nuestra organización esté presente la inteligencia colectiva, sólo es cuestión de gestionar correctamente a los integrantes para lograr el entendimiento y que las ideas fluyan constantemente sin dejar a nadie atrás.

Diplomados Recomendados: Habilidades Directivas, Gestión Estratégica del Capital Humano, 7 hábitos de las personas altamente efectivas.