Lo que no sabías y debes saber sobre finanzas

26 | Ago

Generar y gastar dinero se ve todos los días con el abrir y cerrar de la cartera. Sin importar si eres empresario, directivo o ama de casa, esta dinámica implica administrar el flujo del capital. Cualquier negocio basa su correcto funcionamiento en las finanzas y, desafortunadamente, es muy poco probable que todos hayamos tenido la posibilidad de adquirir estos conocimientos durante nuestra formación académica, a pesar de que la mayor parte de nuestra vida cotidiana se rige por transacciones financieras. Por ello, nuestra labor es tomar decisiones que ayuden al rumbo de una empresa considerando tres aspectos financieros: administrar, controlar y proyectar.

La administración financiera debe ser un concepto base en nuestras vidas y el estado financiero debe ser algo similar a un marcapasos. Si desarrollamos la capacidad para interpretar la información de los estados financieros, podremos calcular las ganancias, las pérdidas, el comportamiento de las ventas y otros indicadores más que ayudarán a tomar las mejores decisiones para gestionar la empresa.

Administrar dinero implica riesgos. Se puede ganar pero también se puede perder. Para buscar siempre ganar, debemos pensar en el control financiero. Cualquier actividad de producción, mercadeo, ventas, administración y operación estará beneficiada efectiva e inteligentemente si los recursos son gestionados para prevenir riesgos, evaluar las tendencias y monitorear los rendimientos que se van produciendo. Bajo esta condición, el resultado del control financiero es que el capital no sólo será administrado sino que se manejará con mayor eficiencia y prudencia.

Si el “hoy” financiero es administrado y controlado satisfactoriamente, ¿por qué no ir pensando en el “mañana”? Es ahí donde la proyección financiera entra en escena. Con base en la información financiera con la que contamos actualmente, podremos realizar una proyección que nos permitirá conocer la forma de tomar decisiones confiables que impactarán el rumbo de la empresa. Por ejemplo, si generamos múltiples escenarios presentados por una proyección financiera, podemos crear varias opciones para decidir cuánto invertir, en qué invertir y conocer el impacto positivo o negativo que tendrá dicha inversión.

La administración, el control y la proyección son los factores financieros claves que debemos conocer para una correcta administración de recursos. Al dominar este conocimiento, las decisiones serán más acertadas e, incluso, intuitivas. Está en nosotros aprovechar las finanzas como la base de nuestro crecimiento y el de nuestro negocio o empleo, buscando impactar favorablemente en la administración de nuestro capital e, incluso, en nuestra prosperidad patrimonial. Prepárate y disfruta de los frutos que te puede dar el dominio de las herramientas financieras en tu negocio y en tu día a día.

Da el siguiente paso y obtén los conocimientos financieros que necesitas para continuar tu crecimiento:http://bit.ly/1fepKNL