Logra una mejora continua en tu empresa, implementa la metodología PHVA.

10 | Feb

Actualmente existe un alto nivel de competencia al que deben enfrentarse las empresas, esto hace que toda organización deba buscar renovarse constantemente. ¿Cómo logramos una mejora continua en nuestra compañía? Para ayudarnos, existe el ciclo PHVA (Planear, Hacer, Verificar y Actuar), es una herramienta presentada por Edward Deming y recientemente adoptada por la familia de normas ISO. Esta metodología es muy útil para implementar un Sistema de Gestión de Calidad, ya que permite reducir costos, optimizar la productividad y aumentar la participación del mercado, logrando de esta manera incrementar la rentabilidad general de la empresa.

El PHVA puede ser aplicado a cualquier proceso y cuando se implementa correctamente nos permite realizar actividades de una manera más organizada y eficaz. Adoptar esta filosofía nos proporcionará una guía para gestionar más fácilmente las actividades y mejorar continuamente la estructura de nuestro sistema:

· Planificar: Se buscan las actividades que puedan ser mejoradas y se establecen los objetivos que desean ser alcanzados. Por ejemplo, identificar servicios, clientes, requerimientos de clientes, pasos claves y parámetros, etc.

· Hacer: Se realizan los cambios para implementar la mejora planeada. Se desarrolla el plan piloto. Es recomendable hacer una prueba para probar el funcionamiento del mismo.

· Verificar: Ya que se ha implementado el plan para la mejora, debe existir un periodo de prueba en donde se regule y mida su efectividad. Si no cumple con las expectativas, debe ser modificado.

· Actuar: Una vez que finaliza el periodo de prueba, deben estudiarse los resultados y compararlos con las estadísticas de las actividades antes de que se implementara la mejora. Si son satisfactorios, se deberá efectuar la propuesta de manera definitiva, si no, es necesario realizar ajustes o desecharla por completo.

El proceso o proyecto no termina al obtener un resultado, sino que el ciclo debe volver a iniciar de manera periódica y siempre buscar optimizarlo por medio del análisis. La simplicidad de la metodología PHVA deja muy poco espacio para el error, lo que vayamos aprendiendo durante el proceso nos ayudará a vencer los obstáculos y realizar las modificaciones necesarias para mejorar en cada paso. Implementando correctamente el PHVA lograremos ser una empresa que se reinvente constantemente, manteniéndonos al frente de nuestra industria y buscando la perfección.

Diplomado sugerido: Calidad y Productividad