Tecnología para cumplir metas

3 | Abr

Estudiar una maestría en el Tecnológico de Monterrey abre las posibilidades para trabajar en empresas internacionales,como es el caso deAlba Magallanes, egresada de Ingeniería en Tecnologías Computacionales (ITC) y de la Maestría en Cienciasde la Computación, ambas por el Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara.  

 

Siendo estudiante, tuvo la oportunidad de realizar su Estancia Profesional en Intel, una de las empresas más importantes de tecnologías en el mundo, y posteriormente, le ofrecieron la oportunidad de laborar permanentemente en ella.  

 

Buscando opciones para continuar su desarrollo profesional, Alba decidió estudiar la Maestría en Ciencias de la Computación, por su orientación hacia los gráficos y cómputo visual. Alba comenta que revisó ofertas académicas en otras instituciones sin mucho éxito. “El plan de estudios no me convenció, me pareció deficiente y básico. Además, no conocía a ningún graduado de esa maestría para platicar su experiencia”.

 

Gracias a su dedicación, tanto el Tec de Monterrey, como Oracle, empresa donde trabajaba previo a iniciar su posgrado, le ofrecieron apoyos económicos que le permitieron estudiar su maestría.

 

Ser alumna de Posgrados del Campus Guadalajara fue una experiencia enriquecedora, ya que, además de reforzar los conocimientos aprendidos durante la carrera, Alba tuvo la oportunidad de estudiar con algunos de sus excompañeros y conocer personas de distintos países.

 

Dentro de las ventajas de asistir a la maestría, Alba resalta que lo que más le gustó fue que las clases eran impartidas por profesores con grado de doctorado, sobre todo, la materia impartida por el Dr. Julio Zamora: “aquí aprendí más que en toda la vida. Él se dedica a los gráficos, trabaja en lo que imparte. La maestría valió la pena por esa clase”.

 

Además, destaca el involucramiento del Director de la Maestría en Ciencias de la Computación; “el Dr. Luis Eduardo Falcón siempre está escuchando y siempre está recibiendo feedback sobre los maestros, de cómo van las clases, siempre está al pendiente, y lo he visto con compañeros de otras escuelas, que tuvieron problemas con sus maestros y el director de la maestría no intervino para nada”.

 

Con respecto al plan de estudios, profesores y las instalaciones, “la recomendaría con otras personas, conozco a personas que estudian maestrías del estilo en otros lugares y no se compara con el Tec”.

 

 

Trabajar y estudiar no es fácil, sin embargo, para Alba fue un aprendizaje que no sólo le dejó los conocimientos adquiridos en el aula, sino que le ayudó a descubrir nuevas habilidades. “Valió la pena estudiar la maestría, fue una buena experiencia porque las clases fueron muy interesantes y aprendí muchísimas cosas y fue un reto personal equilibrar el trabajo con la maestría”. 

 

Actualmente reside en la ciudad de Seattle en Washington, EUA, donde trabaja en EMC2, empresa mundial dedicada al almacenamiento digital a gran escala. Alba ocupa el puesto de Software Development, donde es parte del equipo de Test Automation, encargados de crear herramientas digitales que soportan la infraestructura de la empresa.

 

Alba reconoce que gracias a la maestría se abrieron las puertas para laborar en el extranjero, convirtiéndote en un candidato competitivo en el mundo laboral global, ya que la gran mayoría de los candidatos de otros países que contendían por el puesto, contaban con algún posgrado.

 

Dentro de sus planes a futuro, está el buscar un trabajo en Estados Unidos donde se involucre con proyectos gráficos y de cómputo visual.

 

 

CONOCE LA MAESTRÍA EN CIENCIAS DE LA COMPUTACIÓN.